Muchas veces he dicho, que la valoración que se da de una obra depende en gran medida de los gustos de quien hace la reseña. Esta no escapa a esa circunstancia, pero creerme cuando os digo, que estamos posiblemente ante el mejor manga que ha escrito nunca Rumiko Takahashi y sin duda alguna ante uno de los mangas que escapan al mundo del cómic, para entrar en la leyenda.

Maison Ikkoku tuvo hace muchos años un intento de edición por parte de la editorial Planeta, claro que era la época en la que se utilizaba un formato nefasto, una calidad de impresión espantosa y cuando se usaban dibujos coloreados para las portadas. Eso sin hablar de que se utilizó como fuente la edición americana (traducción sobre traducción) y además la nomenclatura de la serie de TV con el nombre de Juliette J´te aime.

Muchos años han pasado, y al fin parece que se ha hecho justicia. Los sueños mas descabellados de los aficionados, todas las condiciones que podría poner el fan mas acérrimo parecen cumplidas con creces en esta edición. Algunos dirán "Ya puedo morir tranquilo tras esto".

Maison Ikkoku es una obra atípica dentro de la obra de Rumiko. No solo por la falta de elementos fantásticos que tienen otras series suyas de éxito y largas como Urusei Yatsura, Ranma ½ o la mas reciente Inu Yasha.

Su longitud no es tan exagerada como estas, limitándose a "solo" 15 tomos, recopilados en esta edición a 10 tomos que se corresponden con la edición "wide" que apareció en Japón.

Es atípica también porque aquí, aparte del humor y de las situaciones surrealistas que ocurren, hay también una bonita historia de amor, y de un amor con sus encuentros y desencuentros. Con sus malentendidos y rabietas, con sus mas y sus menos. Una historia que a pesar de su longitud, no se hace pesada en ningún momento. Unos personales maravillosos. Desde la cotilla Ichinose hasta el caradura Yotsuya. Personajes insólitos, pero en absoluto imposibles.

Es también atípica por un pequeño detalle. Normalmente otras obras como Ranma ½ o Urusei Yatsura tienen un final donde la relación entre la pareja queda… como estaba al principio poco mas o menos. En Maison Ikkoku, la historia termina realmente. No despejare con quien o como, pero os aseguro que la historia no se queda en el aire.

En esta historia, veremos como Yusaku Godai, el protagonista cae enamorado de la nueva casera del ruinoso edificio en el que vive mientras estudia. La mujer en cuestión: Kyoko es una jovencisima viuda. Es mayor que el protagonista, pero no demasiado.

Añadir a unos vecinos cotillas con ganas de divertirse y de ridiculizar a nuestro protagonista, a un guapo y prospero entrenador de tenis que será el rival en el amor de Godai, a muchos mas personajes… una constelación de complicaciones y enredos que van desde la mayor de las ternuras al mayor de los ridículos.

Es por otro lado, un manga lleno de juegos de palabras. Lamentablemente juegos de palabras en japonés. Pero no desesperéis, ya que no afectan a la historia. Por citar solo unos pocos, la vecina cotilla vive en la habitación número 1 (ichi) y se apellida Ichinose. Godai vive en la 5 (Go). Ikkoku quiere decir "reposo", por lo que el nombre de la casa es "La casa del reposo". Cambiar la forma de escribir la misma palabra en japonés por otros kanjis con la misma pronunciación, y tendréis "La casa de los cabezotas".

¿Qué tiene esta edición para alabarla tanto?

Para empezar, baste decir que es bastante mejor que la edición norteamericana de Viz Comics. Teniendo en cuenta que esta editorial es una sucursal de la japonesa Shogakukan os podéis empezar a hacer a la idea.

Es una traducción directa de la edición japonesa. Además una buena traducción que esta bien adaptada. El sentido de lectura es el original japonés. Algo que cuenta con gente a favor o en contra, pero que yo particularmente considero un punto a favor.

Incluye paginas a color (algo que no tenia la americana). Incluye el manga integro, algo que no ocurre en otras ediciones que se han hecho a partir de la licencia de Viz.

Se han traducido las onomatopeyas, pero con muy buen acierto. Finalmente la calidad del papel y de la impresión solo puedo calificarlas de sobresalientes. Remata la edición unas magnificas sobrecubiertas a color. Un sobresaliente para Glenat, que con esta edición ha marcado un listón muy difícil de superar.

Hay que decir, que esta no es la primera edición de esta obra en castellano, aunque si que es la primera "oficial" completa. Hace años que las Tami (Tropas de Asalto de Maison Ikkoku), un grupo de aficionados con sede en Zaragoza faneditaron esta obra. También hay que decir que han retirado completamente del mercado su edición desde el mismo momento que supieron que Glenat iba a sacarla al mercado. Un gesto de honradez y de lo que es un autentico aficionado.

A los que conozcan esta obra, no necesito decirles nada. Ellos ya han comprado el primer volumen y esperan ansiosamente el resto. Los mas radicales critican que sea bimensual… por ellos seria quincenal por caro que les saliera.

A los que no la conozcan, decirles que esta es una obra de una genialidad que raya lo increíble. Decir "me gusta el manga, pero Maison Ikkoku no me gusta", es como decir "me gusta el cine japonés, pero las películas de Kurosawa no".

10 Tomos de mas de 300 páginas en entrega bimestral a un atractivo precio de unos 10 €. Una presentación excepcional, un manga de leyenda. ¿Qué mas se puede pedir?

Comentarios

kuchiki_rukia

Miércoles, 20 de mayo de 2009 17:38:11

Esta serie es genial!!!!!^^

Añadir comentario
  • Soy usuario de Mangaes
  • No soy usuario de Mangaes pero quiero registrarme
  • No soy usuario de Mangaes, usaré mi mail
(El email no se verá públicamente)